sábado, 31 de enero de 2015

La Mujer en el Antiguo Egipto



GENERAL
Ninguna sociedad, pretérita o actual, ha valorado o valora tanto a la mujer como lo hacían los antiguos egipcios. Siempre que una sociedad ha considerado de tan alta forma a las mujeres, el resultado es la igualdad entre ambos sexos.La mujer era nombrada como Nebt-Het, que literalmente significa La Dorada (con el significado de grandeza, nobleza) Señora de la Casa. No hay ni una sola referencia al hombre como "el señor de la casa."
Los aspectos y atributos más importantes de Dios estaban personificados en las mujeres. Netert, Ma-at, personifican el principio del orden cósmico. Ellas mantienen el equilibrio, el orden y la armonía del universo. Su fuerza cósmica es la fuente sin la que otros "neteru" (dioses y diosas) no serían nada.
Y ahí están Auset (Isis), Mut, Sekhmet, Nebt-Het (Nephthys), Het-Heru (Hathor), Seshat y otras muchas mujeres "neteru" , que personifican los grandes aspectos del Único Dios del Universo.


SOCIEDAD MATRI-LINEAL/MATRIARCALLos antiguos egipcios conocían perfectamente las leyes planetarias. El moderno "descubrimiento" (redescubrimiento) de tales leyes se ha atribuido a Johannes Kepler (1.571-1.630 n.e.), aunque él mismo dijo que había descubierto las perdidas leyes de Egipto. Fue honesto, pero sus seguidores no lo fueron. Kepler redescubrió que la órbita de un planeta o cometa, alrededor de su sol tiene forma ovoide (elipse). Cada sistema planetario está equilibrado solo cuando la órbita del planeta es un ovoide que tiene 2 focci, con el centro de su masa solar en uno de esos focci.
Las historias de la creación en el antiguo Egipto, y en toda África, empiezan con el huevo cósmico (una elipse). Las tradiciones Khumunu (Hermópolis), el huevo cósmico contenía el pájaro de luz (el sol). Todos los planetas y cometas siguen una órbita de forma ovoide (elíptica), con un sol en uno de sus focci.
Igualmente, en la Tierra, la hembra es la fuente de la energía, el sol. Es su poder el que cuida de los planetas (niños), cada uno en su órbita independiente. Es decir, el sistema matri-lineal y matriarcal, sigue las leyes planetarias.
El sistema matriarcal, como manifestación social de las leyes planetarias, fue la base de la organización social en el antiguo Egipto y en el sub-Sahara africano. Todas esas sociedades, descubiertas en África Oriental, Central u Occidental, tienen las mismas características comunes. La reina hermana y la reina madre tienen posiciones de gran respeto y ostenta la mayor autoridad.
A través de la historia egipcia, era la reina quien transmitía la sangre solar. La reina era la verdadera soberana, dueña de la tierra, preservadora de la realeza y guardiana de la pureza del linaje. Los reyes egipcios obtenían su derecho al trono mediante el matrimonio con una princesa egipcia. Por medio del matrimonio ella transmitía su corona a su esposo y solo actuaba como un agente ejecutivo.
Seguían el ejemplo de Ausar, que fue el primer faraón de Egipto, que como resultado de su matrimonio, pasó a llamarse Auset. (Auset, significa "asiento" y por extensión autoridad). Sabt (Sirio) es la estrella donde habita Auset. Es el sol de nuestro sol. El papel cósmico de Sabt en nuestro moderna astronomía y física, es todavía desconocido. Algunos eruditos sospechan que los egipcios sabían que Sirio es el gran sol, alrededor del cual giran nuestro sol y nuestro sistema planetario. La estrella Sabt (Sirio) y por lo tanto Auset, es el sol de los soles, la madre de las madres, la Reina Cósmica.
Por regla general, en las tumbas del Antiguo Reino de Egipto, la madre del difunto es representada junto a la esposa, mientras el padre raramente aparece. En las estelas de las últimas épocas, también es costumbre usual relacionar los descendientes del difunto por parte materna, pero no los del padre. Se especifica la personalidad de la madre, pero no la del padre, o solo se le menciona incidentalmente.
Los registros del Reino Medio que han sobrevivido, demuestran que las "nomes" (provincias) de Egipto, pasaban de una familia a otra a través de sus herederas; así, quien se casaba con una heredera podía obtener para su hijo la herencia de su padre político.
Los académicos occidentales se sienten incómodos escribiendo sobre las sociedades africanas matrilineales y matriarcales. Algunos incluso han llegado a decir que la existencia de esas sociedades, en las que solo contaba la madre, se debe al hecho de que los padres eran desconocidos o dudosos. Intentan ignorarlo, ocultarlo, y lo explican a su manera oscura. Su pensamiento soterrado, patético, resentido y despreciativo, es que si en Europa no es así, ¡no lo es en ningún otro lugar!


EN ALTOS CARGOS
Como mencionaba al principio, las mujeres personificaban los aspectos y atributos más importantes del Único Dios. ¿Qué lugar mas alto que este puede alcanzar una mujer?
Desde que las mujeres eran las herederas legales del trono, jugaron un importante papel en los asuntos de estado, actuando como un rey con todo el poder. Las Reinas de Egipto a veces ostentaban excepcionales influencias, como consejeras de los Faraones. Algunas reinas gobernaron Egipto durante largas épocas. Hatshepsut, en particular, es un buen ejemplo de mujer Faraón.
Las mujeres podían tener una posición en el templo. Eran sacerdotisas del "neteru". Muchas de ellas alcanzaron la posición de "mujeres sagradas". Algunas de esas "mujeres sagradas" (similar a nuestros santos) tenían su especial santuario.
Hay registros que señalan que en la IV ó V Dinastía, hubo mujeres médicos. Una mujer (Doctora Peseshet) ostentaba el título de "Señora Directora de las Damas Médicos".
El oficio de escriba no estaba limitado a los hombres; algunas mujeres también eran conocidas por tener ese título.
Las mujeres disfrutaban de todos los derechos relativos a la propiedad, y su status legal les permitían comprar, vender y emprender acciones legales.


COMO ESPOSA
El Sabio Ptah-hotep, dio a los hombres el siguiente consejo:
Si eres un hombre de bien, funda tu propia familia, y ama a tu esposa en tu hogar, como si fuera "beseemeth". Llena su vientre, abriga su espalda; alivia sus miembros con ungüento. Alegra su corazón mientras viva; ella es un campo fértil para su señor.
El historiador Diodoro escribió, que parte del acuerdo para contraer matrimonio era, que la esposa tendría el control sobre su esposo, y que no podía poner ninguna objeción a sus mandatos.
Diodoro afirma, que en el Nuevo Reino (1.500 a.n.e.), se daban las siguientes instrucciones:
No controles a tu mujer en su casa,
Cuando sabes que es eficiente;
No le digas: ¿Dónde está? O ¡Tráelo!
Porque ella lo ha puesto en el lugar correcto.
Obsérvala en silencio,
Entonces reconocerás su habilidad:
Esa felicidad que sientes cuando coges su mano,
Hay muchos que no saben lo que es.
Hay quien afirma que a los sacerdotes egipcios solo se les permitía tener una esposa, mientras que el resto de la comunidad podía tener tantas como quisiera. Por el contrario, los monumentos representan a cada individuo con una sola consorte. Se aprecia el afecto mutuo, la ternura, la expresión de cariño y en la forma amorosa en que se sientan juntos y con sus hijos.
Hombre y mujeres se sentaban juntos, o separadamente en diferentes partes de la habitación. No se comportaban de la misma manera retirada que en la antigua Grecia. Los egipcios trataban a sus mujeres de forma diferente, como cuentan los antiguos escritores y prueban suficientemente las esculturas. Las mujeres asistían a algunos festivales públicos en compañía de sus esposos o familiares.
La mujer del Antiguo Egipto fue descrita magistralmente por un viudo, que dijo de su última esposa:
Es de palabra mesurada, agradable su conversación, comedida y acertada cuando escribe; todo lo que sale de sus labios es como la obra de Ma-at, la "netert" de la Verdad, una mujer perfecta, muy apreciada en su ciudad, brinda su mano a todos, diciendo, porque es buena, que los ama, complaciendo a todos, nada malo sale de sus labios, la más amada por todos...
En la leyenda de Ausar (Osiris), Auset (Isis) y Ausar (Osiris), se casan la hermana y el hermano. La relación entre Auset (Isis) y Ausar (Osiris) era puramente una fábula alegórica.
Algunos historiadores, como el siciliano Diodoro, dicen que esos matrimonios, entre hermanos y hermanas, ¡eran inspirados a causa de la leyenda de Auset (Isis) y Ausar (Osiris)! Este malentendido pudo producirse como resultado del hecho de que en el Antiguo Egipto se empleaba la misma palabra para designar hermano y esposo, así como para hermana y esposa, sn.t. Estas palabras se derivan del verbo "sni", que significa "abrazar, besar""persona que es un familiar". Por consiguiente, debemos ser cautos cuando encontremos sn y sn.t en algunos textos, y no sacar conclusiones como que se trata de relaciones incestuosas.
Durante ciertos períodos de la historia antigua, contraer matrimonio con una hermana por parte de padre, era legítimo para los antiguos egipcios, atenienses y hebreos, pero no con una hermana nacida de su propia madre. Muchos egipcios se casaban con su media hermanastra (por parte de padre), y solo si ella era la heredera legal, con la idea de heredar el trono. Los Ptolomeos no observaron las restricciones, pero los Ptolomeos no eran egipcios.
Los pocos contratos de matrimonio que han sobrevivido al tiempo, demuestran que los derechos de las mujeres eran respetados.
En un contrato que data del año 580 a.n.e., pero basado probablemente en fórmulas anteriores, el futuro esposo prometía que si abandonaba a su esposa "incluso por aversión, o porque prefiriera a otra", devolvería la dote y una parte de la propiedad paternal y maternal que ella tuviese.
Si el matrimonio fracasaba, la fórmula para el hombre era comunicárselo a la esposa ante testigos acreditados:
"Te abandono como esposa. Me voy de tu lado. No tengo nada que reclamarte. Te he dicho: "Búscate un nuevo esposo".
Al mismo tiempo, debía hacerse una provisión de fondos para la esposa divorciada. Igualmente, la esposa que deseara divorciarse de su marido también tenía que pagar en compensación.


COMO MADRE
La madre era reverenciada en el antiguo Egipto. La siguiente fórmula lo resume:
Nunca debes olvidar lo que tu madre ha hecho por ti... Ella te alumbró y te alimentó en todo momento. Si la olvidaras, quizás se sentiría culpable, elevaría sus brazos a Dios y El oiría sus lamentos. Después del embarazo, ella te cuidó durante tres años. Ella te educó, y cuando fuiste a la escuela y aprendiste a escribir, ella le llevaba diariamente a tu maestro pan y cerveza de su casa.


HIJOS
Uno de los rasgos característicos del antiguo Egipto era su amor por los niños. Mostraban un amor paternal sin límite.Según dice platón, la educación de los jóvenes era primordial. Se enfatizaba en el comportamiento y la disciplina. Tenían un gran respeto a los ancianos, así como a los forasteros. Los jóvenes debían ceder su lugar a sus superiores. Si estaban sentados debían levantarse y aproximarse a sus mayores.
Los egipcios siempre esperaban mucho de sus hijos, y, en general, sus expectaciones se veían cumplidas. Esto era en todas las clases sociales.
Las historias de la creación en el antiguo Egipto, y en toda África, empiezan con el huevo cósmico (una elipse). Las tradiciones Khumunu (Hermópolis), el huevo cósmico contenía el pájaro de luz (el sol). Todos los planetas y cometas siguen una órbita de forma ovoide (elíptica), con un sol en uno de sus focci.
Su gran amor y las grandes esperanzas en sus hijos, puede que contribuyeran a la larga duración de la civilización egipcia. No había distinción entre los hijos habidos con su esposa o con otra mujer, y todos disfrutaban igualmente de los derechos de su herencia.


PARENTESCO POR ALIMENTACIÓN
En Oriente Medio, desde tiempos antiguos, las madres regularmente amamantaban a otros bebés cuando tenían hambre. El hecho de amamantar a un niño, convertía a la mujer en su "madre" y a sus hijos en "hermanos" y "hermanas" del niño amamantado. Esos niños consideraban a su nodriza como a una "madre", con la misma palabra que utilizaban para su madre biológica.
Algunos egiptólogos (cuyos descendientes son casi todos europeos) no reconocen este hecho, y como resultado, confunden la relación entre individuos del antiguo Egipto (y también entre los personajes de la Biblia). Cuando los "eruditos" mal informados insisten en ello, no vacilan en representar como "incestuosa" la relación entre los egipcios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada