jueves, 10 de mayo de 2012

Los dioses de Egipto

Para los antiguos egipcios, los dioses estaban en todas partes: en el agua, en el aire, en la tierra y en el invisible reino de los difuntos. Ellos habían creado el mundo y los humanos, y se encargaban de asegurar su continuidad. Día tras día, los dioses luchaban contra las fuerzas del mal que pretendían destruir el mundo y, en ocasiones, combatían también entre ellos. Aquí presentamos algunos de los principales:
Por la mañana, Ra, el Dios Sol, sube a su barca de día y realiza un viaje de 12 horas por encima de la Tierra. Por la noche, tendrá que atravesar el Infierno en un peligroso viaje. De su integridad dependerá que al día siguiente vuelva a amanecer.

Ra, el dios Sol

El dios Ra se presenta en tres formas: la del escarabajo que simboliza el Sol naciente; la de disco solar o Sol del mediodía; y por último, la de un viejo apoyado en un bastón en representación del Sol del ocaso.
Todas las noches, Ra realiza un peligroso viaje por el infierno en su barca nocturna en un ciclo de muerte y resurrección que representa el ciclo vital de la humanidad. En ese viaje es asaltado por demonios a las órdenes de Apofis, su eterno enemigo. Justo antes de que amanezca, Apofis realizará el peor de los ataques: si alguna vez Apofis consiguiese vencer a Ra, el Sol no volvería a salir.

Osiris, señor de los infiernos

Era rey en la tierra y enseñó a los egipcios la religión y el cultivo de los cereales. Pero fue asesinado por su celoso hermano Set, que le engañó para que se metiese en un arcón de madera, que después selló y echó al Nilo. Isis, esposa de Osiris, rescató el cadáver, pero cuando Set volvió a encontrarlo, lo cortó en muchos trozos que esparció por todo Egipto. Isis y su hermana Neftis fueron recogiendo trozo por trozo y, con la ayuda de Anubis, guía de las almas en el infierno, y de Thot, el escriba de los dioses, lograron recomponer a Osiris. Finalmente, Isis se transformó en pájaro y volando sobre el cuerpo de Osiris, le infundió la vida con sus alas. El resucitado Osiris regresó entonces a la oscuridad y desolación del mundo subterráneo para convertirse en señor y juez de los muertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada