viernes, 26 de febrero de 2016

Sabían que los egipcios iluminaban el interior de las pirámides y otros monumentos con ayuda de bombillas? Eso al menos dicen Von Däniken o Javier Sierra. ¿Cómo lo saben? Por unos relieves donde se ven unos objetos que se parecen a nuestras bombillas. Así de simple. ¿Realmente se creen estos señores semejante chorrimemez? Diseñar, construir y utilizar industrialmente una bombilla exige entender lo que es la electricidad y ser capaces de generarla (algo nada trivial), conocer la existencia de los elementos químicos y cómo jugar con ellos (menos trivial aún), poseer una industria metalúrgica y del vidrio avanzada, una poderosa industria del vacío (y saber lo que es)…
Pero el misterio de misterios es lo tontos que eran los egipcios: semejante caudal de conocimientos sólo lo usaron ¡para construir bombillas incandescentes! ¡Y con el único fin de iluminar a los artistas en el interior de las pirámides! ¿Llevar la luz a casas y palacios? Vaya horterada. Eso sí, fueron unos hachas eliminando todo rastro: ni un papiro técnico, ni el más mínimo gramo de basura de esa brillante tecnología. Hasta volatilizaron las fábricas.
¿No sería que les ayudaron, digo yo? ¡Claro! Tenemos dos candidatos: extraterrestres o una civilización muy antigua y muy avanzada. Bien pensado, muy avanzada no podía estar: solo sabían hacer bombillas incandescentes, nada de fluorescentes o de bajo consumo.
Ciertamente la tecnología extraterrestre está sobrevalorada. Para el mencionado Sierra y para Stanton Friedman, un físico que ha dedicado su vida a perseguir ovnis, la invención del transistor (ese pequeño componente electrónico) fue posible gracias al estudio del platillo presuntamente estrellado en Nuevo México en julio de 1947. La prueba que esgrimen es de las que te hace caer de espaldas: porque el nacimiento oficial del transistor se produjo el 23 de diciembre, seis meses después del accidente cósmico.
Ya no hay científicos como los de antes: en medio año fueron capaces de entender la tecnología alienígena, adaptarla a las necesidades terrestres y probarla satisfactoriamente. Esto no lo superan ni los protagonistas de Stargate. Que los extraterrestres utilicen para viajar por el espacio transistores en lugar de microchips o componentes optoelectrónicos (¡qué menos!) ha cambiado mi forma de ver la tecnología: mañana me construyo una nave con el microondas.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada