viernes, 14 de septiembre de 2012

La vestimenta

Para destacar su poder y su asociación con los dioses, los faraones usaban una vestimenta diferente a los nobles y a la gente común.

El tocado real llamado Nemes es un importante emblema real. Originalmente, era un trozo de tela de lino atado en la parte posterior de la cabeza. Las estatuas del rey Netjer-Jet o Zoser muestran que para la Dinastía III los reyes habían comenzado a usarlo sobre sus pelucas. El Nemes se convirtió en el tocado real hacia la Dinastía IV, plisado o no sobre la cabeza, pero generalmente con un fino plisado tipo acordeón sobre lo que se denomina tableado, o pliegues. La banda del Nemes se colocaba estrechamente por encima de las cejas y se ataba hacia atrás por debajo de la "cola", la cual no apareció hasta el Reino Medio. La banda del Nemes se reforzaba con un trozo de material duro, como una tira de cuero, y se ubicaba entre el Nemes y la frente. Esto servía tanto para evitar que la tela del Nemes se manchara con el sudor o que rozara contra las cejas.

La barba falsa pareciera que estaba unida a esta misma pieza de material. Las representaciones del Nemes lo ilustraban rayado, tanto en los relieves como en las pinturas, y la parte sin rayas era del mismo color tierra que la figura.

Estas características pueden verse en la famosa máscara de rey Tutankamón, y en las estatuillas Ushebti. De acuerdo con algunos egiptólogos, los tocados Nemes hechos de lino podían haber sido generalmente de un solo color.

Otra prenda característica es la falda real llamada Shendyt. Se comenzó a usar en la Dinastía IV y fue variando muy poco a lo largo de la historia egipcia. Se envolvía alrededor de cuerpo del rey en sentido anti horario. La falda real estaba completamente cubierta con un fino plisado tipo acordeón. Esta falda difiere de la falda divina, la cual no lleva la pequeña pieza de tela que cuelga en la parte delantera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada