domingo, 2 de septiembre de 2012

Cleopatra


Los exámenes radiológicos de la máscara de oro comenzaron a las 22 horas o sea a la hora de cierre del museo. Como la máscara no se podía sacar de su vitrina, sólo se pudieron sacar radiografías en las posiciones de frente y de perfil. La vitrina era de grueso cristal y, por lo tanto, impidió la toma de radiografías oblicuas, como se había pensado en un principio.
Puesto que el oro es uno de los metales más densos (nº atómico 79 y densidad 19,285 )se pensó en utilizar rayos gamma en lugar de rayos X debido a su mayor poder penetrante. Fue utilizada una película radiográfica Kodax, especialmente fabricada para este fin, en medidas de 80 X 75 cm. y Ready Pack.
El tiempo de exposición y la distancia de la fuente de radiación a la película no fue prefijada, ya que había dos posibilidades: colocar la fuente de radiación tocando prácticamente a la vitrina protectora, en cuyo caso el tiempo de exposición sería más corto aunque el ángulo de proyección resultaría excesivo, necesitando al mismo tiempo una película infinitamente mayor o colocar la fuente de radiación a una distancia más prudencial, con lo que se reduciría el ángulo de proyección, pero alargaría el tiempo de exposición. La distancia ideal fue encontrada con la fuente de radiación escogida, de iridium192,a 1,5 m. de la película, la cual necesitaría una exposición aproximada de dos horas. Con esto, la imagen radiográfica de la máscara aumentaba en un tercio su tamaño original. El aparato utilizado fue un Gammatrón G 800, cedido amablemente por la sociedad A.G.S.
Se tomaron, en estas condiciones, dos radiografías, fijando la película en la propia vitrina con tiras de esparadrapo, siendo cada una de ellas de dos horas de exposición. Una de ellas reveló ciertas irregularidades en las capas de oro(la máscara presenta un grosor de 2,5 a 3,5 mm.),de la mejilla derecha. De hecho, la mejilla del faraón presenta una cicatriz a esa misma altura.
A pesar de que el orfebre que hizo esta admirable máscara la realizó con una precisión encomiable, las radiografías han revelado ciertas irregularidades, las cuales han confirmado que esta obra de arte fue construida en tres piezas separadamente y luego unidas, martilleando simplemente los rebordes.
Esta máscara funeraria parece ser fiel a la imagen real del joven rey. Las cejas y el maquillaje de los ojos son de lapislázuli.
En la radiografía, pueden apreciarse perfectamente sobre la frente, los dos animales dinásticos que protegen al rey; la cabeza de buitre de la diosa Nejebet y la cobra de la diosa Uadjet, de cuerpo ondulante, que se prolonga hacia el cráneo. Son los símbolos del Alto y Bajo Egipto, respectivamente.
La radiografía de perfil, por otra parte, reveló una unión, la cual indica que tanto la parte posterior como la parte frontal del tocado fueron construidas por separado y ensambladas martilleando los bordes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada