lunes, 7 de enero de 2013

EL EGIPTO ANTERIOR ALOS FARAONES


Es dificil precisar cuando apareció el hombre en el Valle del Nilo, pero las primeras industrias líticas del Paleolítico pueden datar de hace unos doscientos mil años. Más tarde, durante el Neolítico, hará unos diez mil años, los grupos de pobladores que se establecieron en el Desierto Libio, en el Delta, en El Fayum y en el Alto Egipto, ya practicaban una economía de pastoreo y protagrícola. La irrupción de un clima más árido obliga después a estas gentes a buscar refugio en las proximidades del Nilo, donde surgen los primeros nucleos urbanos.
Se inicia así en Egipto un período denominado Predinástico, en el cual sus pobladores se agrupan alrededor de dos centros: uno al norte, en la zona del Delta y otro al sur, en Hieracómpolis, donde se ha comprobado la existencia de algunos reyes, como Escorpión y Narmer.
Narmer, el último rey del período Predinástico, conquistó el Bajo Egipto y unifica el país, posiblemente después de una serie de guerras.
Su sucesor, Horo Aha - que probablemente también tenía el nombre de Menes - funda la I Dinastía, palabra que deriva del término griego dynasthai. Las dos primeras dinastías también reciben el nombre de "tinitas" porque según el historiador griego Manetón, al que se debe la subdivisión de los soberanos en treinta Dinastías, los reyes de este período eran originarios de la ciudad de This, lugar que no se ha localizado, pero que debía encontrarse en la región de Abido.
Con Menes se inicia el período Protodinástico, que durará más de tres siglos, desde el inicio del III milenio al 2670 a.C.; durante su reinado se funda una segunda capital en el norte para poder controlar el territorio, cosa que hubiera sido imposible hacer desde Hieracómpolis, a más de seiscientos kilómetros de distancia.
Nacía así la ciudad de la Muralla Blanca (probable alusión a un dique que se construyó para protegerla de las inundaciones del Nilo), la futura Menfis, primera gran capital del Imperio Antiguo.
Para mantener la cohesión entre las dos zonas de un país extremadamente dicotomizado, los rituales de coronación se celebraban en Menfis y pronto se convirtieron en una ceremonia muy complicada centrada sobre todo en el poder unificador del Alto y el Bajo Egipto bajo la figura del rey.
De los pocos datos que nos han llegado del reinado de Menes, se puede deducir que luchó contra los pobladores que habitaban junto a las fronteras de Egipto, los nubios y los libios, y que en su época existía un comercio regular con las regiones más cercanas del Próximo Oriente.
Menes fue sepultado en Abido, donde posteriormente fueron sepultados también todos los reyes de la I Dinastía y dos de la II.
A Menes le suceden Horo Get - también llamado rey serpiente según el pictograma que transcribe su nombre -, y otros tres soberanos. Qaa es el último rey de la I Dinastía: es probable que después sucediera un período muy oscuro con graves desórdenes internos hasta la subida al trono de Hotepsejemuy, fundador de la II Dinastía, cuyos soberanos es probable que fueran originarios del Delta.
A diferencia de los reyes de la I Dinastía, los de la II no logran mantener la unidad del país y durante este período se vuelve a una monarquía dividida, con dos reyes, uno en el sur y otro en el norte, hasta que Jasejem sube al trono de Hieracómpolis, consigue reunificar el país y toma el nombre de Jasejemuy.
Con este rey finaliza la II Dinastía.
Con Zoser, que restablece la capital en Menfis, Egipto sale del período Protodinástico para entrar en el perído denominado Imperio Antiguo, iniciándose entonces la época de las grandes pirámides.

Paleta de Narmer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada