domingo, 29 de enero de 2012

Egipto

Egipto usará la ciencia para disipar la maldición de los faraones que el mito popular culpa de las muertes de aquéllos que han abierto las tumbas de los gobernantes del antiguo Egipto, dijo el jefe de antigüedades.
Zahi Hawass dijo a Reuters que un estudio examinaría las tumbas no excavadas en busca de substancias peligrosas, gases o gérmenes, para explicar la maldición cuya fama se extendió en los años veinte después de la muerte del aristócrata británico que entró en la tumba del Rey Tutanjamón.
"En una de mis excavaciones... encontré inscripciones que nos dicen 'Si cualquiera tocara mi tumba será comido por un cocodrilo, un hipopótamo y un león.' No significa que esto realmente fuera a pasar", comentó Hawass en una entrevista esta semana.
"Científicamente queremos demostrar que cuando los egipcios ponían una inscripción de la maldición en una tumba no querían decir que podrían herir a cualquiera que hoy abriera la tumba", dijo.
Parte del estudio estaría enfocado en gérmenes peligrosos que pueden haberse desarrollado, durante siglos, en los restos humanos momificados, dijo Hawass, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto.
El arqueólogo británico Howard Carter y su patrocinador, Lord Carnarvon, se encontraban entre los primeros que entraron en la tumba del joven rey Tutanjamón, que gobernó Egipto hace 3.000 años, en el Valle de los Reyes, en Luxor, en 1922.
Lord Carnarvon murió poco tiempo después por una picadura de mosquito infectada. Los periódicos en ese momento dijeron que una maldición faraónica lo había matado y otras personas se unieron al descubrimiento.
En el pasado un grupo de científicos sugirió que una enfermedad, que se mantuvo latente en la tumba, pudo haber matado al aristócrata británico.
"Empezaremos el trabajo pronto, quizás el próximo mes, pero no sabemos cuando terminaremos. Vamos a estudiar lo no excavado, las tumbas intactas", dijo Hawass, que añadió que él se había golpeado una vez accidentalmente quedando inconsciente en una antigua tumba egipcia. "Cuando me desperté le dije a la gente que si algo me hubiera pasado, las personas pensarían que se trataba de la maldición del faraón. Pero fue simplemente un accidente."
Fuente: Reuters
http://www.reuters.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada