lunes, 30 de enero de 2012

Los faraones

Exsistieron criaturas desconocidas por vosotros; entre estos demonios estaban los malditos faraones; los que al igual que vuestro actual materialismo, subyugó al mundo antiguo; muchos demonios a tenido el mundo; más, ninguno superó a estos malditos; tenían otra ciencia; aún superior a la que tiene actualmente la Tierra; ellos mandaban a la naturaleza misma; tenían otra ciencia; su conocimiento venía de lejanas galaxias; su orígen fué de antes que naciera la Tierra; estas malditas criaturas se rebelaron a Jehova Padre; no quisieron que el amor naciera en la Tierra; crearon la primera esclavitud en la Tierra; y cayeron en desgracia ante el Padre Jehova.
Los faraones del mundo del pasado, cayeron ante el divino Padre Jehova, porque violaron sus propias leyes en jerarquías solares del microcosmos; ellos cayeron en la ambición desmedida; crearon la primera esclavitud en este mundo; tal como lo venían haciendo en otros mundos; lo de arriba es igual a lo de abajo; las criaturas de otros mundos, también caen en violación de sus propias leyes; todos los horrores de esta primera esclavitud, los verá el mundo de la prueba, en la divina televisión solar; llamada también en el Reino de los Cielos, el Libro de la Vida.-
La dinastía faraónica que primero llegó a este mundo, fué la dinastía Osiris; eran gigantes de hasta 30 metros; fué una época en que el cielo que rodeaba a la Tierra, estaba abierto; ¡lo veo divino Padre Jehova! ¡que criaturas colosales! y veo por tu divina gracia, inmensas naves que brillan como brilla la plata al sol; los gigantes parecen jugar con ellas; sí hijito; esas naves son las naves plateadas; venidas desde lejanos soles; son las mismas que ha visto el mundo; las que llaman platillos voladores; ¡que hermosas son divino Padre! esas naves me recuerdan todo un pasado galáctico.
La dinastía Osiris al principio respetaba las divinas leyes de amor del Padre Jehova; más, cuando satanás dividió a otras jerarquías solares en el Reino de los Cielos, los faraones también se dividieron; estas criaturas galácticas eran telepáticas; lo sabían por telepatía; se comunicaban con los lejanos soles; aprendían leyes y ciencias de otros mundos; el error que cometieron con la evolución humana, fué la de haber creado el ocultismo; porque ni ellos ni sus seguidores entran al Reino de los Cielos; nadie pidió al Padre en el Reino de los Cielos, ocultarle nada a nadie; he aquí que hasta la más grande sabiduría que a pasado por este mundo, cayó ante los divinos mandatos del Padre Jehova; la primera dinastía cayó en soberbia ante el Creador del universo; reconocieron como dios al oso; y lo representaban como el creador del oro; después sucesivamente fueron degenerando la verdadera espíritualidad; la única; la salida del Dios viviente; la del Creador de todas las cosas; incluyendo a los que ellos llamaban dioses; he aquí el más grande abuso de poder en este mundo; porque los faraones tenían poderes en la misma naturaleza; después del Hijo Primogénito, venían ellos; por su condición de tener otra evolución proveniente desde lejanas galáxias; estas criaturas sabían de la Trinidad, más que cualquiera otras criaturas del conocimiento humano; la Trinidad la representaban en sus vestiduras; las líneas Alfa; eran de color negro y amarillo; crearon la primera filosofía de fuerza en este mundo.
La dinastía Osiris conoció el paraíso terrenal de Adán y Eva; y la envidia se apoderó de ellos he aquí una revelación que causará asombro é inmortalidad a su revelador; la serpiente que tentó a Eva, fué la misma serpiente faraónica; porque en aquélla remotísima época, todas las criaturas eran telepáticas; Adán y Eva estaban acostumbrados a conversar por telepatía, con todas las criaturas del universo; he aquí otra revelación que asombrará a este mundo; esta morada estaba destinada a ser telepática por herencia; y por culpa de la serpiente que tentó a Eva, no lo fué; porque desde el principio, no estaba considerada la tentación en las leyes del Creador; desde el mismo instante en que se violó la ley del Padre, hubo que cambiar infinitas leyes, de cuya aplicación salísteis vosotros; porque en la creación del Padre nadie es único; la violación que ocurre en las leyes de un microbio, repercute cuando éste es colosal; porque todo es expansivo; y jamás se detiene; si vuestro Padre Jehova, no hubiese intervenido cuando la maldita serpiente tentó a vuestros primeros padres terrenales, este mundo sería mundo-infierno; no habríais conocido el progreso porque todos seríais esclavos a perpetuidad; era la intención de la serpiente; que fué mandada y enseñada por los primeros esclavizadores de este planeta; de verdad os digo, que otros seguidores de Osiris, están en este mundo; son los mismos que han creado desde siglos, a ricos y pobres; así como la maldita serpiente faraónica quiso dividir el amor que Adán y Eva tenían por su Creador, así también los que os han dado un sistema de vida basado en el oro, os dividieron en ricos y pobres; olvidaron estos ambiciosos que todos sóis iguales en derechos delante de Dios.
He aquí una Revelación que asombrará a muchos estudiosos que buscan la verdad; en la era faraónica, los malditos creadores de la primera esclavitud que conoció el mundo, sabían esta realidad; tenían un concepto más completo de la Trinidad Solar, que vosotros mismos; y es así que por soberbia espíritual, adoraron animales; no reconocieron al Creador de ellos; fué un desafío al Padre Jehova; el maldito Osiris, creó la dinastía del oso de oro; Ramsés II creó la maldita esfinge; la adoración de sí mismo; la maldita Isis; creó el mito de la serpiente; símbolo del conocimiento oculto; Farah creó el mito del león etc etc.; y Faraón significa en ciencias celestes, fuerza sacada del león; más, ninguno quedó; mi divino Hijo Primogénito encarnó como Moisés y derribó tales mitos.
Faraón significa en Ciencia Celeste, fuerza sacada del león; es por ello que crearon la esfinge; una divinidad demoníaca que tenía cabeza humana y cuerpo de león; estos demonios crearon la primera esclavitud de este planeta; y todos sus poderes espírituales, los fueron perdiendo a medida que caían en mayor soberbia; las últimas dinastías sólo contaron con la fuerza física; estas criaturas tenían por misión colonizar la Tierra; enseñar lo que hay más allá de los lejanos soles; más, la ambición las ansias de poder, los corrompieron; se rebelaron al Padre Jehova; enseñaron en este mundo, la adoración material hacia lo divino; una forma de adoración, poco agradable al Padre Jehova; porque con tal forma de adoración, poco avanza la criatura.
Los adoradores de la serpiente, temían la aparición de un Dios de justicia; temían a la suprema jerarquía del universo; todo hijo de faraón, era sometido a estricta vigilancia; pues temían que entre ellos mismos, podría estar la justicia venida del cosmos; muchos fueron ejecutados por mera sospecha; era una época, de desconocidos poderes para vosotros; estas malditas criaturas galácticas, tenían la misión de colonizar vuestro mundo; eran telepáticos; al principio cumplían las leyes y las divinas alianzas con el Padre Jehova; con el correr de los siglos, se pusieron tiranos; de una cualidad y calidad, como jamás se a repetido en este mundo; estos demonios fueron los primeros en este mundo, que crearon la esclavitud; la explotación; se hicieron adorar como dioses terrestres; enseñaron por imitación, a que el pueblo de Israel fuera un pueblo avaro; esta avaricia fué transmitida al mundo; de generación en generación hasta vuestros días; la dinastía faraónica, es la autora del materialismo en este mundo.
Los malditos faraones; que mucho tienen que ver con el principio de vuestro mundo; estos demonios de una sabiduría superior a la vuestra, se tentaron también con el poder; se creyeron más que el Creador mismo; y siguieron sus propios impulsos.
Moisés cumplió el papel de Mesías para los faraones, porque ellos temían la llegada de Moisés de una manera terrible; y por eso que ellos... es una historia fascinante; pero dice el Padre, ellos por generaciones mataban a los primogénitos de ellos mismos, creyendo ver las huellas del Mesías venido del macrocosmos, igual el Eterno les puso el Mesías; porque se valió de la misma hija del faraón... entonces... porque la historia de los faraones es una historia fascinante como viene explicado en Revelación por el Padre Jehová; ellos -dice el Padre- no eran del tronco de Adán y Eva, por eso que tenían otra ciencia, otra evolución en una época donde todo era primitivo, entonces como nadie es único, nadie pertenece a un solo tronco de género; hay troncos arriba y hay troncos abajo, porque lo de arriba es igual a lo de abajo; entonces ellos... los faraones, eran telepáticos, tenían grandes poderes porque eran criaturas más antiguas que los humanos, más evolucionados; .... ellos venían de otro tronco de otro planeta... entonces... ellos, la misión de ellos era colonizar los planetas, tal como el hombre coloniza aquí naciones; arriba igual, porque lo de arriba es igual a lo de abajo; hay colonizador arriba y colonizador abajo; entonces ... cuando todo planeta está surgiendo, van colonizadores... los visitan; muchos llegan, están un tiempo y se van; después llegan otros y se van; otros se quedan mas tiempo, es relativo y se van... entonces como lo de arriba es igual a lo de abajo, arriba también hay troncos y abajo también hay troncos; se escribió: nadie es único; se escribió en el Evangelio; ni Adán y Eva eran únicos en su paraíso, habían otros paraísos, y siempre siguen siendo los padres del género humano.... (Discertaciones en cassettes).
Los demonios faraónicos; estas criaturas tuvieron un gran avance espíritual; eran de otras galaxias; más antiguos que los terrestres; pero fueron tentados por la fuerza; el lujo y la esclavitud; el divino Padre Jehova, los sacó del planeta Tierra; porque de haberlos dejado, la filosofía de la esclavitud se habría perpetuado; de generación en generación; siglos tras siglos; la criatura humana desconocería la libertad; y la Tierra sería un planeta-infierno; y así le ocurrirá a toda criatura violadora de mis divinos Mandamientos; nadie se queda sin su castigo; los castigos se cumplen; tanto arriba como abajo.
El Cordón Maternal es un cordón que tiene dentro de sí, a trillones y trillones de otros cordones; todos se juntan en uno sólo; el todo sobre el todo; el magnetismo amoroso los une; a la partida del espíritu de la Tierra, tienden a separarse; porque han cesado sus obligaciones con el cuerpo físico; son tan libres como el espíritu mismo; más, como poseen libre albedrío y moral, muchos por amor y obligación de costumbre, se quedan con el espíritu; este cordón era representado por los malditos faraones, por una trenza; y era a la vez símbolo de telepatía viviente; desde pequeños los hijos del Faraón, se caracterizaban por esta costumbre; el pueblo de israel, solía llamarle el mechonero; estas costumbres como sus creadores, fueron cortadas en el Reino de los Cielos; porque estos demonios del mundo antiguo, fueron maldecidos por el Padre Jehova; una historia que cautivará al mundo; sucesos desconocidos por el conocimiento humano; hechos que muy pronto se conocerán.
De la llegada de los demonios faraónicos; fueron estos malditos, los que transmitieron al pueblo de Israel, la ambición al oro; la tragedia de este mundo, comenzó por los ojos; luego pasó al cálculo mental; la codicia y la astucia concretaron la ambición; al principio el oro fué mirado como arte; la codicia apresuró la posesión; desde la era faraónica, surgieron los interesados, los comerciantes, los prestamistas, los usureros, los financistas, los banqueros, los acaparadores; surgió toda la gama de ladrones conocida; los que nunca han permitido la unidad de los seres de este mundo; he aquí la legión de satanás.
La divina vara ya estuvo en la Tierra; la tuvo Moisés; que fué el mismo divino espíritu de mi Hijo Primogénito; Él pidió nacer en medio de la maldita dinastía faraónica; pidió esas condiciones para rescatar al pueblo de Israel; su presencia en medio de estos demonios, causó espanto; nunca nadie en la maldita dinastía, tuvo tantos poderes; fué el principio de la caída de una historia galáctica; una historia que se inició antes del nacimiento de la Tierra; una historia que habiéndose desarrollado en el mundo terrestre, no es humana; pues los malditos faraónes no fueron de orígen humano; eran más antiguos; pidieron nacer como criaturas humanas; para hacer avanzar el mundo; más, escrito estaba que se volverían soberbios; olvidando sus deberes como jerarquías solares; tenían ciertos poderes sobre la naturaleza; lo tenían hasta donde permitió el divino Padre; sabían estos demonios que sus malditos días estaban contados; sabían por sus malditas ciencias, que llegaría un gran Dios solar a juzjarlos; y es por eso que apresuraron las construcciones de sus malditas pirámides; querían dejar un recuerdo eterno por su paso por el planeta; más, toda maldita pirámide volverá al polvo; no exsiste monumento mayor en la evolución humana, que no haya costado tanta sangre y tanta lágrima.
La dinastía faraónica, gimen en estos momentos, en las tinieblas de las lejanas galaxias; porque así como estos malditos asesinaron y esclavizaron a millones de hijos de la luz, así también se hace con ellos, en los lejanos planetas-infiernos;... muchas dinastías faraónicas, serán resucitadas de entre los muertos, para su juicio final;... el divino juicio a los demonios del pasado, marcará en este mundo, una época inmortal; el mundo los verá en todo su maldito esplendor; y al verlos, comprenderán que la soberbia y el orgullo de estos demonios, no tiene igual en la Tierra; la maldita psicología de ellos, está basada en el poder mental; un poder que será como un microbio; delante del hijo de Dios; porque entre el Hijo Primogénito y los malditos faraones, exsiste un infinito de diferencia; el hijo del Padre, es del macrocosmo llamado Reino de los Cielos; un divino lugar, en donde los tamaños y dimensiones, no tienen límites; los malditos faraones son del microcosmo; para que ellos puedan igualar al Hijo Primogénito del Padre, tienen que volver a nacer, tantas veces, como el número de granos de arena, contienen todos los desiertos de este mundo; en que cada grano, corresponda a una exsistencia;... las dinastías faraónicas del pasado, siempre temieron la divina reencarnación del hijo de Dios; porque sabían que habían violado la ley de amor del Padre Jehova; desde el mismo instante en que empezaron a esclavizar a otros, y disponer de la vida de los demás, cayeron ante el divino mandato, salido del Reino de los Cielos; la misión de estos seres galácticos, era hacer avanzar a este mundo, por la vía del amor; nó por la vía del atropello y la injusticia, como ellos lo hicieron; se tomaron un extraño libertinaje, no escrito en el Reino de los Cielos; es por esto que el divino Padre Jehova los maldice y les llama demonios; el mundo siempre los admiró por sus avanzadas ciencias; más, el mundo olvidó que estos demonios, también están para el juicio final; ¿No os fué enseñado, que vuestro Dios juzjaría todas las cosas?... el mundo se dejó fascinar por las ciencias ocultas de estos demonios.

ISRAEL
Israel fué y aún lo es la semilla más antigua dentro de la cimiente humana; es el hijo mayor dentro de ella; es la nación más antigua del planeta; es la que más a vivido; desde el punto de vista humano y galáctico; he aquí la causa de su notable inteligencia; pues no hay invento terrenal, en que no figuren estos hijos; pero para desdicha de sus mismos sabios, Israel será contada entre las últimas de las naciones;
El pueblo de Israel no era materialista; era pueblo de arte; de este pueblo que se olvidó de la humildad del Cordero de Dios, han salido los grandes ambiciosos; de ellos se pobló el mundo; como una nación antigua, es llamado el hijo mayor; y como mayor debió dar el ejemplo a los hijos menores; a las naciones nuevas; es por eso que pesa sobre Israel, la maldición del divino Padre; a vagado por el mundo, como ninguna otra nación; sus dirigentes creen haber formado una nación; más, os digo: escrito fué que no tendréis paz, hasta que se cumpla la última palabra de mis Sagradas Escrituras.
Nunca llegaréis a ser humildes; la humildad se gana con el trabajo desinteresado; todo explotador de los cuales sóis vosotros los más antiguos, tienen sus días contados; lloraréis hijos de Israel, cuando sepáis vuestra verdadera historia; una historia que se inició en el Reino de los Cielos; os tenía reservado a vosotros, ser luz del mundo; pero vosotros os alejásteis de la humildad; os convertísteis en vulgares comerciantes; sóis espíritus mundanos; todo comercio rebaja al Padre que enseñó la igualdad; alimentáis con esta filosofía, la ambición.
No se debe confundir hijo divino, a la raza Judía, con el pueblo de Israel; es decir, que judío, ha sido un maldito sinónimo de ambición; pues lo son; pero la divina justicia, sabe distinguir, quiénes son los autores de quiénes; es decir, la divina causa, del por qué los hijos violan la divina ley; cuando tuvieron un padre, para enmendarlos, desde pequeños.
Al pueblo de israel, le esperan duras pruebas espíritules; el mundo tratará de aislarlo; porque es una de las causas mayores, del dolor humano; son los más antiguos servidores del señor del oro; herencia del pasado faraónico; ciegos fueron de las leyes del espíritu; tan ciegos, que comprometieron la felicidad de un mundo; para servir al Padre Jehova, no fué preciso dividir al mundo entre ricos y pobres; antes de haberlo hecho, más os habría valido haber renunciado a vuestros impulsos; sólo satanás se divide así mismo; el pueblo de Israel nació pobre y terminará pobre; más, hay muchas clases de pobreza; y la peor de todas, es la pobreza espíritual; porque es sinónimo de violación a la ley del Padre.
La tierra prometida, es la prueba espíritual que pidió el pueblo de Israel, en el Reino de los Cielos; toda explicación de los destinos humanos, se encuentra en el Reino de los Cielos; de allí, han salido todos; mundos y criaturas; el pueblo de Israel, no es el primero; y si el mundo lo conoce por primero, es porque fué primero en la divina Revelación; esto es cierto en la actual evolución humana; nadie es primero ante el divino Padre, sino aquél que ha vivido cumpliendo con la divina moral, que enseñan los Sagrados Mandamientos.
El dinero se inició en la Tierra, con los malditos dioses faraónicos; ellos enseñaron al primer pueblo de la Tierra, la adoración al oro; ellos deslumbraron, a los primeros terrestres; con su maldito lujo; el pueblo de Israel, creció junto a ellos; y nació en ellos mismos, el deseo de imitarlos; lo malo que esta imitación, se extendió por todo el mundo; fué de padre a hijo; y aún está sobre la Tierra; se ha cumplido el tiempo; las leyes del divino Padre, son también criaturas vivientes; brotan en los hijos, que deben de brotar; y cuando esto sucede, es que viene una nueva Revelación al mundo.
Pueblo de Israel; la primera cimiente humana; más, no la primera en el amor al Padre; porque ninguno que emplee la fuerza, como solución a sus pruebas, entrará al Reino de los Cielos.
El pueblo de Israel marca el principio de los hijos de Adán y Eva; porque fueron ellos los primeros protagonistas, en la actual dimensión humana; muchas dimensiones a tenido este mundo; y muchas más tendrá.
Pueblo que nunca comprendió al Padre Jehova; un pueblo que sabiendo que en remotísimas épocas, fué elegido por el Padre; no titubea en emplear la fuerza y la explotación, como medio de vida.
¿Qué hizo el pueblo de Israel? se olvidó del mandato divino; se convirtió en traficante; una filosofía que explota al más humilde; ¿Qué ejemplo de moral divina puede ofrecer al mundo? ¿si se ilusionó en un presente material? ¿si no vé más allá de la influencia de la posesión pasajera? ciertamente Israel es ciego guía de ciegos; de nada le vale ser una nación antigua si viola la divina ley del Padre Jehova; ¡Israel Israel! ¿cuándo comprenderás que al Creador de la vida, no le agrada el uso de la fuerza? quien mata a espada, muere a espada; quien emplea la fuerza, cae por la fuerza; no hagas a otro, lo que a tí no quisieras que te hicieran; porque toda la creación es viviente; vuestros muertos os esperan en el Reino de los Cielos. ..Israel desaparecerá como nación.

Fragmentos extraídos de los rollos de la ESCRITURA TELEPÁTICA - Alfa y Omega

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada